Al acto, que coincidió en el tiempo con una destacada Exposición de Biblias y Nuevos Testamentos, asistieron el Alcalde de Huelva y el Vicepresidente de la Diputación Provincial. El pastor Antonio Pereira expuso sobre “El impacto de la Reforma en el mundo”


Autoridades presentes en el desayuno-conferencia

(HUELVA, 06/11/2020) Por séptimo año consecutivo, el Consejo Evangélico Provincial de Huelva (CEP) celebró el Día de la Reforma con un acto que contó con la presencia de fieles y destacadas autoridades, entre ellas el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, y el Vicepresidente de la Diputación Provincial.

El acto coincidió además en el tiempo con la Exposición de 105 Nuevos Testamentos, traducidos a los idiomas precolombinos por la Sociedad Bíblica de México, que estuvo disponible en el Centro de la Comunicación Jesús Hermida desde el 30 de octubre hasta el jueves 5 de noviembre junto a diferentes ‘Biblias de Lutero’ de la época de la Reforma en inglés, alemán y francés.

Según explica el CEP, los Nuevos Testamentos fueron cedidos por Miguel Ángel Prado, del Fondo Histórico Evangélico de Sevilla.

El alcalde Gabriel Cruz se felicitó de que la ciudad acogiera por primera vez esta Exposición a nivel nacional y agradeció la invitación al desayuno-conferencia. “La conmemoración del Aniversario de la Reforma Protestante es un acto al que cada año acudo y me resulta enriquecedor porque representa la variedad religiosa y cultural que tenemos en nuestra ciudad, lo cual es una muestra de progreso de una sociedad que profesa los valores humanistas del cristianismo”, dijo Cruz.

El Alcalde también felicitó al conferenciante, el pastor Antonio Pereira, quien disertó sobre el tema, “El impacto de la Reforma en el mundo”.

Algunas de las “Biblias de Lutero” expuestas en Huelva

“Tengo que decir que siempre me resultan muy interesantes las conferencias [sobre la Reforma], y este año la del pastor Antonio Pereira ha sido especialmente emotiva por relación de la situación actual y la que Lutero vivió hace más de 500 años con la Peste Negra”, dijo Cruz. “Con esta crisis hemos sido conscientes de la importancia de la fe, de la esperanza y de los valores de la religión. Sobre todo por la generosidad, la entrega y la dedicación. Algo que los integrantes de la iglesia Evangélica hacen siempre, aliviando las miserias de los asentamientos, ayudando a la reinserción de las personas que están en la prisión, mostrando otro camino a los toxicómanos o suministrado alimentos y ropa a las familias más desfavorecidas, entre otras muchas labores”.

“Me pareció una excelente conferencia”, opinó una de las fieles evangélicas asistentes al acto, “ya que de forma muy concreta y breve, se resumió la importancia del Evangelio en el desarrollo y evolución del ser humano a lo largo de la historia, reconociendo y dando gloria a quien la merece, que es nuestro Padre Celestial, pero, sin obviar la participación de todos los sectores de la sociedad buscando como fin último, vivir bajo el propósito y amor de Dios. Bendiciones de lo Alto”.

Desde el CEP se han mostrado muy satisfechos por la celebración del acto. “Ojalá este tipo de actos empiecen a celebrarse en otros Consejos Evangélicos Provinciales, ya que suponen una oportunidad de visibilidad, de establecer vínculos con las autoridades de Gobierno y de testimonio evangélico extraordinaria”, afirman.

CONFERENCIA DÍA DE LA REFORMA: Huelva 31 Octubre 2020

“El impacto de la Reforma en el mundo”

Como Iglesia Evangélica celebramos ya 503 años desde aquel ya lejano 31 de Octubre de 1517.  En nuestros días todavía existe una idea equivocaba sobre nosotros.  Muchos siguen pensando que solo nos interesamos por el alma de las personas.  Otros, pueden incluso llegar a pensar que los motivos son hacer proselitismo.

Pero la Reforma no solo fue un descubrimiento de la Biblia y el acceso personal a Dios, sino una nueva forma de ver el mundo y al ser humano.  Los Reformadores, descubrieron que la Biblia colocaba a todos los seres humanos iguales ante Dios.  Se empezaba a dejar atrás las distinciones de raza, posición económica o clases sociales.  Y se impulsó los derechos humanos de “todos” y no una parte de ellos.  Principios que serían fundamentales par las declaraciones de los Derechos Humanos.

La tierra dejaba de ser algo mágico y supersticioso, para convertirse en campo de estudio.  Puesto que la Biblia nos anima a descubrir, cuidar y conservar ese planeta tan hermoso que Dios nos ha dejado.  Las iniciativas Ecológicas y Medio Ambientales, tuvieron su primera mirada. 

Se empezó a ver toda actividad del ser humano como un servicio a Dios.  William Wilberforce, parlamentario británico que luchó por abolir la esclavitud y los derechos sociales, tuvo muchas luchas y presiones.  Fue a visitar a su amigo John Newton, porque dudaba si servir a Dios o seguir en el Parlamento. Su amigo le dijo: puedes hacer las dos cosas sirviendo a Dios.

Sus logros tienen influencia en nuestra sociedad, donde cualquier persona puede ser lo que le apetezca ser y lo que pueda lograr; un trabajador de una fábrica, un empresario de éxito, un artista, un deportista, etc. 

Los Reformadores impulsaron la enseñanza pública y universal para niños y niñas, hasta entonces obligados a trabajar en el entorno de sus hogares.  John Wesley, luchó y logró que el trabajo infantil se considerara ilegal.

Se desvinculó el estudio de las Universidades de la tutela de la Iglesia Católica hasta ese entonces, dando inicio así a un despegue de la ciencia, investigación y avances de todo tipo para los países y los individuos.  Aquellos países con herencia protestante, dieron un salto en ciencia, investigación, medicina, derechos, educación, etc.

La medicina avanzó no solo científicamente con la aportación de cristianos fervientes con el Microscopio, Investigación de Lepra, Dignificación de la enfermería en su trato al paciente, creación de la máquina de vapor, electromagnética, la cual fue clave para la electricidad.  También investigación de cáncer, epidemias, o Henry Dunnat, quién después de ir a socorrer a los soldados heridos en la batalla de Solferino, en 1859, fundó la Cruz Roja, para ayudar a las personas.

En la esfera política y de gobierno de los países, el Barón de Montesquieu  propuso  dividir el gobierno en tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial, para evitar la manipulación, o al menos limitarla.   Conocedor de que el poder corrompe, y el hombre tiende al mal, como lo demuestra la historia desde Adán.

La familia hasta entonces tenía un modelo distinto.  Y se dio lugar al concepto de la familia monógama.  Eso alejaba el concepto medieval de la mujer como una propiedad del hombre.  Israel como nación y la Iglesia Protesante, empezaron a cambiar eso, siguiendo los consejos del apóstol Pablo, el cual había dicho “que en Cristo no hay ni hombre ni mujer”

Podríamos dar muchísimos ejemplos más, pero la Biblia no es un libro de ciencia.  Ni tampoco pretende la Biblia, ni los reformadores lo pretendieron, cambiar al hombre desde una sociedad mejor o unas condiciones buenas.  Lo que no podemos pretender es cambiar al hombre desde afuera hacia adentro, sino que es al revés.  Porque aún cuando mejoremos la sociedad y las condiciones del individuo, la clave está en el corazón. Es por eso la lectura de la Biblia en la Reforma descubrió que Jesucristo no vino a salvar nuestros cuerpos, sino nuestras almas.  La aportación de los reformadores no fue como institución, sino que cada uno lo hizo  desde su experiencia personal con Dios.  Cada uno de ellos fueron trasformados por la Biblia y por el mensaje que ella contiene.

¿Qué mensaje entonces contiene la Biblia?.  Pues es una carta de amor de Dios para cada uno de nosotros.  El Evangelio que tanto leyeron y estudiaron los reformadores dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su único hijo, para que todo aquel que en él crea, no se pierda sino que tenga vida eterna”.

La Reforma animó a la gente a no acudir a una Iglesia como Institución para salvarse.  Tampoco a ellos mismos, o a obedecer ciegamente a sus ideas.  Fomentaron la publicación de la Biblia en el idioma de cada nación.  De esa manera, todos tendrían acceso a leer en la Biblia en mensaje de Jesús, descubriendo que la salvación no era por obras, o por pertenencia a una Iglesia, sino por la muerte de Jesús en la Cruz.

El evangelio primero transforma el corazón de la persona.  Solo trasforma eso. Porque si cambia el corazón lo cambia todo.  Aquel que se siente perdonado y amado por Dios, como muchos de los reformadores no investigaron, ni  hicieron hallazgos científicos a pesar de ser cristianos.  Lo hicieron PORQUE eran cristianos. 

Que Dios nos ayude a cada uno de nosotros a tener ese encuentro personal con Jesucristo. 

Y a nosotros, Su Iglesia, a ser una Iglesia Reformada y Siempre Reformada como impulsaban los Reformadores.

Antonio Pereira

Fuente: Actualidad Evangélica